Ha llegado el momento -deseado por muchos y no tanto por otros- de volver a la rutina después del verano y de unas relajantes vacaciones. Es el momento de volver al trabajo, de llevar a los niños al colegio de nuevo y de retomar nuestras responsabilidades diarias, y entre ellas, de recuperar nuestros hábitos alimenticios y rutina de ejercicios. 

¿Fácil? ¡Para nadie es fácil! Es normal que luego de pasar una temporada con horarios diferentes, sin alarmas, con menos comidas en casa, sin planificaciones y con algunos excesos, queramos volver a encaminarnos, definirnos una meta y volver a nuestra rutina habitual.

¿Necesitas ayuda para volver a la rutina? 

Si en nuestra útima publicación hablamos de cuáles eran las claves para mantener la forma y disfrutar de un verano saludable, ahora te traemos la ayuda que necesitas para volver a la realidad y retomar o comenzar una vida con hábitos saludables.

Para que la vuelta a la rutina sea un poco más fácil, te traemos 6 tips que te facilitarán la “vuelta a la realidad”:

1) Prepara tu lista de la compra:

Los buenos hábitos alimenticios comienzan en el supermercado. Prepara una lista de compra con todos los alimentos que necesites para cumplir con tu planificación de comidas. No te desesperes: la idea es comenzar a retomar una alimentación balanceada y reducir notablemente el consumo de azúcares, procesados, alcohol y comidas con altos niveles de grasas saturadas.

Extra tip: ¿Qué puedes incluir en tu lista de compra? 

Añade diferentes proteínas para que puedas variar tus comidas y realizar diferentes preparaciones. Siempre unos buenos vegetales podrán ayudarte como una gran guarnición, sin dejar de lado los cereales como el arroz, las legumbres y los carbohidratos como la patata o el boniato.

2) Ve poco a poco: 

La idea no es comenzar con un plan riguroso y excluyente, que solo te permita comer lechuga, atún y agua, con un poco de limón, ni tampoco ir a tope en el gimnasio o hacer horas interminables de cardio. La idea es poder entender que nuestro cuerpo necesita un proceso para volver a tomar la rutina después de los excesos y el descanso del verano, así que ve poco a poco.

3) Plan de entrenamiento personalizado: 

Busca un plan de entrenamiento personalizado que se adapte a tus necesidades, objetivos y disposición real. Cada metabolismo es diferente, cada cuerpo es diferente y cada quien necesita algo diferente, es por eso que necesitamos la guía de un profesional que nos ayude a ir por el camino correcto, que realmente nos va a ayudar a tener resultados, que además perdurarán en el tiempo.

Es importante destacar que la vuelta al entreenamiento tiene que ser progresiva, de menos a más volumen y de menos a más intensidad, a medida que vayas recuperando tu forma física.

Desde Heltia, recomendamos empezar con sesiones de entrenamiento más suaves, de intensidad moderada, con ejercicios más de tipo global. El objetivo es readaptar el organismo al esfuerzo y, aunque parezca que estás entrenando menos, te dará mejores resultados solo con recuperar el hábito de hacer ejercicio 2 veces por semana, ya te dará grandes resultados. Tanto el Pilates como el entrenamiento funcional pueden ser dos buenas opciones para retomar tus entrenamientos, siempre que estén adaptados a tus objetivos, a tu nivel y a tus necesidades de salud.

4) Evita el sedentarismo: 

Parte de volver a la oficina o a teletrabajar implica pasar 8 horas sentados -o a veces aún más- detrás de un escritorio, y este sedentarismo diario es destructor para nuestro cuerpo. Pero si tienes que trabajar, ¿qué solución puede tener? Configura una alarma y cada 2-3 horas levántate, estira, camina o da una vuelta por tu oficina, por poco que puedas moverte ayudarás al cuerpo a activarse y a reducir las horas que pasas sentado. Al final todo suma. 

5) Eleva tu NEAT: 

Aunque sonará a libro “fitness”, subir las escaleras en vez de coger el ascensor, ir caminando a hacer los recados o coger la bici para ir a cenar a casa de tus amigos, ayuda a elevar tu NEAT y a activar el cuerpo, sumando puntos dentro de una vida con hábitos más saludables.

6) Descansa lo necesario: 

Sí, así como tienes que moverte, también tienes que descansar. Un descanso adecuado para cada persona es base fundamental de la recuperación diaria de nuestro cuerpo. Así que sí, sí que notarás la diferencia si al volver a tu rutina mejoras tus horas y horario de sueño.

Rompamos el mito de que cuidarse y estar saludable es complicado o requiere de mucho esfuerzo. En Heltia sabemos cómo ayudarte a alcanzar tus objetivos, a ganar en salud y en calidad de vida, con un plan de entrenamiento personalizado que incluye una dieta balancedad, un entrenamiento a tu medida y una supervisión de expertos.

Tu centro de entrenamiento y salud
Descubre el método Heltia

En breve recibirás tu valoración inicial Gratuita.