Tips clave para mantener la forma y disfrutar de un verano saludable

El verano está aquí, y es un momento clave para mantener tu progreso y seguir con tus resultados.

Todos sabemos que es una época complicada para mantener un plan nutricional y de ejercicio, pero…

¿Y si te dijéramos que puedes seguir con tus resultados sin un plan estricto?

A la hora de perder peso y mantenerse en forma en verano, lo que más quebraderos de cabeza trae es la dieta estricta. Es cierto que es una opción que ofrece buenos resultados, pero en situaciones como esta necesitamos un poco más de flexibilidad para no tener que renunciar a lo que nos gusta.

En cuanto al nivel de actividad, el calor juega malas pasadas y hace que se puedan perder las ganas de hacer ejercicio. Pero hay muchas opciones para hacer que sea una experiencia agradable de la cual disfrutar y encajar en el día a día.

Es por ello que te damos algunas recomendaciones clave para poder conseguir el éxito que estás buscando y mantenerte en forma durante el verano:

1- CONTROL PERO CON FLEXIBILIDAD

Las dietas muy restrictivas son difíciles de mantener en el tiempo. Eliminar para siempre alimentos que disfrutas reduce las posibilidades de seguir el plan. Además, deseamos más lo que no podemos tener, y este control rígido eleva el riesgo de antojos y posiblemente atracones.

Por otro lado, una flexibilidad excesiva también es negativa. Para alcanzar ciertos objetivos debes realizar ciertos sacrificios, y eso implica marcarse límites.

El punto de equilibrio es lo que llamamos control flexible

Mantener un control flexible implica prestar atención a la comida y seguir ciertas reglas orientativas, pero entendiendo que tu progreso no se detiene por cenar un día tu pizza favorita. Se trata de priorizar la comida real y ser consciente de las porciones, sin autocastigarse o culparse si un día comes más de la cuenta o algo poco recomendable.

2- REDUCE SNACKS

A lo largo de los años ha ido aumentando la cantidad de ingestas recomendadas de manera diaria.

Empezó siendo 3 grandes comidas al día alrededor de los años 70 y fué cambiando a lo que coplayanocemos hoy como cinco o seis ingestas diarias.

Las recomendaciones nutricionales se inclinaron hacia pequeñas comidas, pensando que se controlaría mejor el hambre manteniendo el metabolismo elevado.

Al final, no existe una norma escrita para todos, pero sí unas recomendaciones clave:

  • Estructura tus comidas y acostumbra tu cuerpo
  • Controla el hambre con las comidas principales
  • Evita los snacks por aburrimiento
  • Siempre ten una botella de agua a mano

3- COCINA MÁS Y COME MENOS FUERA

Cocinar más en casa y comer menos en restaurantes son hábitos que se asocian con menor ganancia de peso.

Al cocinar tienes mucho más control sobre tus comidas, tanto sobre su tamaño como sobre sus ingredientes. Usarás seguramente mejores aceites y salsas menos calóricas.

Si comes fuera con frecuencia, intenta respetar algunas reglas:

  • Reduce los snacks junto a las comidas
  • Si pides algo con salsa, pide que la pongan aparte
  • Cambia acompañantes poco recomendables
  • No acabes el plato por no dejar nada, comer de más también es desperdiciar comida. Pide para llevar las sobras y listo.
  • Elige opciones saludables para el postre.

4- NO ENTRES EN EL EFECTO BOLA DE NIEVE

Si tuviéramos que decir cuál es uno de los errores más comunes en estos casos, sería este sin duda alguna.

Vamos a poner un ejemplo:

Sigues un plan nutricional en el que comes sano pero a la vez disfrutas de poder tomar una bebida refrescante y unos aperitivos cuando te apetece. Empiezas tomando una, luego otra, luego añades más aperitivos y cada vez la bola se hace más grande. Ya que te has saltado el plan, sigues haciéndolo durante toda la semana hasta que dejas de seguirlo por completo.

¿Te suena?

Es algo común y con fácil solución, lo más importante es no engañarnos a nosotros mismos.

No pasa nada por salir del camino de manera esporádica, pero luego hay que volver para no tirar todo el progreso por la borda.

5- MANTENTE ACTIVA/O

Mantenerse activo siempre es recomendable en cualquier momento del año, pero el verano es una época en la que tendemos a salir de la rutina y someter nuestro cuerpo a estímulos a los que no está acostumbrado.

Deja el coche aparcado y ve andando a comprar, pasea y aprovecha para visitar algunos sitios cercanos, haz una ruta por la montaña o recorre tu playa favorita… Articulo recomendado

El sedentarismo tiene consecuencias para el ser humano siendo la principal causa de la mayoría de patologías del mundo actual, y el verano es una época clave para evitarlas. Elige una actividad o un deporte que te guste y practícalo con regularidad. Una vida sana y longeva pasa por una vida en movimiento.

Por último, queremos darte una recomendación profesional.

En verano sales más, necesitas más energía para hacer todas las actividades previstas, quieres abarcar todo lo posible y no perderte nada…

Pero hay que entender que tu cuerpo necesita un mantenimiento constante para conseguir el éxito que realmente buscas, ver recuperación de hábitos saludables.

No te limites a intentar hacer cambios en poco tiempo cuando se acerca el verano.

Si intentas poner a punto tu cuerpo para las vacaciones, ¿Por qué no adoptas ese hábito durante todo el año?

Así podrás disfrutar de los cambios durante mucho más tiempo y alcanzarás los objetivos que te planteas, como:

  • Perder peso y mejorar tu salud.
  • Aumentar tu fuerza
  • Reducir el estrés y la ansiedad
  • Mejorar tu postura
  • Evitar lesiones y patologías
  • Mejorar el sueño
  • Potenciar tu autoestima

A todo lo anterior, súmale que estarás de mejor humor, que te será más fácil socializar y que verás la vida de otro color.

Aprovecha todo el año como si fuera verano, cuida tu cuerpo y disfruta de una buena salud con un estilo de vida fitness.

Tu centro de entrenamiento y salud
Descubre el método Heltia
.

En breve recibirás tu valoración inicial Gratuita.