LA IMPORTANCIA DE LA RECUPERACIÓN DE HÁBITOS SALUDABLES DESPUÉS DEL VERANO

La salud se define como un estado completo de bienestar físico, mental y social, lo que representa un concepto más allá de no padecer enfermedades, sino que se tiene en cuenta las capacidades de nuestro cuerpo y nuestro entorno.

Volvemos de verano, una época donde hemos tomado algún que otro exceso, hemos salido de la rutina y los ritmos, y nos toca hacer una puesta en forma para reconducir y volver a una vida sana y productiva.

Para adquirir o afrontar la RECUPERACIÓN DE HÁBITOS SALUDABLES que nos ayuden a tener una vida más productiva y feliz, solo debemos hacer unos pequeños cambios al principio que una vez asimilados nos será muy sencillo mantener, ya que llevar un estilo de vida saludable es necesario para aumentar la longevidad y la calidad de vida, pudiendo añadir vida a los años y reducir los riesgos para la salud. Y conseguirlo no es complicado, solo hay que cambiar la mentalidad y dejar las barreras a un lado.

Los 5 pilares más importantes a tener en cuenta para recuperar y mantener una vida sana y saludable:

  1. SIGUE UN PLAN DE ENTRENAMIENTO
  2. ORDENA TUS HÁBITOS NUTRICIONALES
  3. ENCUENTRA TIEMPO PARA TI
  4. CUIDA TU ENTORNO
  5. EL DESCANSO IMPORTA

SIGUE UN PLAN DE ENTRENAMIENTO

Es uno de los hábitos principales a tener en cuenta para mejorar nuestra calidad de vida, ya que una práctica de actividad física regular nos aportará beneficios no solo físicamente, como vernos mejor en el espejo, sino también mentalmente, como sentirnos mejor en nuestro cuerpo. La actividad física regulada por un entrenador personal experto en salud ha demostrado científicamente ser la píldora más eficaz para el bienestar físico y mental.

El ejercicio proporciona un acondicionamiento físico y total además de ayudar en la pérdida de grasa, fortalecimiento de los huesos, mejora de la función cardíaca y pulmonar, tonificación los músculos, mejora de la vitalidad, alivio de la depresión y mejora de la conciliación del sueño. 

Para tomar el hábito de hacer ejercicio pasaremos por distintas fases:

  1. Una primera fase de adaptación inicial de entre 1 y 2 semanas, donde el objetivo será acostumbrarte a la práctica de ejercicio físico. Se recomienda empezar por dos sesiones por semana de 30 minutos e ir modificando en función de objetivos y necesidades.
  2. Escucha tu cuerpo y adapta según tus necesidades a medida que vayas haciendo distintas sesiones de entrenamiento, siguiendo una progresión lógica y sin querer pasar de 0 a 100 en las primeras semanas. El objetivo es aumentar la capacidad de tu cuerpo y poco a poco ser capaz de más.
  3. Planifica el descanso, nuestro cuerpo asimila todo el trabajo realizado cuando descansamos, así que igual que determinamos cuándo vamos a realizar las sesiones de entrenamiento, debes concretar las horas de descanso.
  4. Crea el hábito durante 4 semanas usando recordatorios, avisos y planificación de horarios. A partir de ese período empezarás a verlo como algo que se incluye en tu rutina y que no te cuesta realizar.
  5. Mantén la actividad siguiendo una progresión lógica haciendo sesiones más intensas, más veces por semana o combinando con otras actividades que disfrutes, como mejor se adapte a tus necesidades y objetivos.

ORDENA TUS HÁBITOS NUTRICIONALES

A pesar de que existen creencias contrarias, tener unos buenos hábitos alimenticios es muy sencillo con Heltia, solo hay que hacer algunos ligeros cambios que van sumando y nos proporcionan los resultados que esperamos, teniendo comidas saciantes y ricas que nos aporten todos los nutrientes que necesitamos para que nuestro cuerpo siga funcionando lleno de energía. 

Tips para recuperar los hábitos alimenticios:

  1. Planifica tus comidas y haz la lista de la compra en función del plan.
  2. Recupera y mantén los horarios de las comidas
  3. Toma suficiente agua y disminuye el consumo de alcohol/refrescos
  4. Come alimentos completos y naturales, dejando a un lado los procesados y las cocciones tipo frito. 
  5. Incluye vegetales en tus comidas principales,  tanto crudos como cocinados, y asegúrate de incorporar suficiente proteína en tu día a día en formas magras y de calidad (no procesados) y opta por las grasas saludables.

ENCUENTRA TIEMPO PARA TI

Tendemos a obviar que es necesario dedicarse tiempo a uno mismo, momentos que nos ayuden a desconectar del día a día y que nos hagan concentrarnos en otras cosas, momentos para ti. No solo la parte física juega un papel en la salud, sino que debemos tener en cuenta nuestra mente. La mente sana y el cuerpo sano van unidos de la mano, de modo que necesitamos tener ambos para sentirnos bien por dentro y por fuera. Es bueno dedicar tiempo a desconectar, por eso se recomienda buscar actividades que nos ayuden a dejar la mente en blanco y centrarnos en otras cosas durante el tiempo que lo estemos realizando, ya sea dar paseos, realizar alguna actividad física y/o cualquier afición. Busca momentos para ti y guárdalos como una prioridad aunque sea poco tiempo, si puedes dedicar un rato a tu bienestar de manera diaria, te darás cuenta de todos los beneficios que te aporta.

CUIDA TU ENTORNO

Los humanos somos seres sociales por naturaleza. Desde tiempos remotos hemos vivido en grupos, y, es probablemente la razón por la que hemos podido subsistir a lo largo de tantas generaciones. Convivir con personas que te ayuden a mantener una vida activa y saludable te ayudará a conseguir tus objetivos además de ayudar a reducir todo el estrés acumulado durante la vida diaria. Es muy recomendable que socialices con personas con un estilo de vida similar al que quieres conseguir para así tener estímulos externos directos y asegurar tanto la motivación para seguir con los hábitos hasta que los consolides, como los beneficios a nivel mental que esto te puede aportar.

EL DESCANSO IMPORTA

Vivimos abrumados por la productividad y esto aumenta mucho la segregación de hormonas como el cortisol (hormona del estrés). Para que nuestro cuerpo pueda seguir adelante, el descanso debe ser un pilar importante en nuestras vidas. El descanso debe ser una prioridad, es lo que nuestro cuerpo necesita para seguir activo y lleno de energía. Marca unos horarios y síguelos, el cuerpo es capaz de descansar mejor si mantenemos una rutina. Se recomienda dormir entre 7-8h diariamente, respetando los ritmos circadianos y biorritmos, que nos ayudará a aportar al cuerpo la recarga que necesita para poder seguir adelante y mantener un balance óptimo de actividad y descanso.

En definitiva, con unas sencillas modificaciones podemos generar grandes cambios, mejorar nuestra salud y calidad de vida además de dormir mejor, tener mejor memoria, más capacidad de concentración, mejora de las relaciones, creatividad y, por lo tanto, estaremos más cerca de la creación o  RECUPERACIÓN DE HÁBITOS SALUDABLES para conseguir estar llenos de energía, vitalidad y salud.

Tu centro de entrenamiento y salud
Descubre el método Heltia
.

En breve recibirás tu valoración inicial Gratuita.